Compartir

Por Juanca Paez Giménez e Ignacio Ratier

Después de Buenos Aires, Córdoba es la otra gran protagonista cuando se discurre sobre cuestiones electorales. En los últimos tiempos se la ha dotado con una centralidad, por momentos, exagerada. Sin embargo la victoria de Cambiemos en la capital del fernet dejó muchos interrogantes y abrió un abanico de fantasías que es mejor tomar con cuidado. Subida de Línea, con el fin de buscar algunas respuestas y aclarar el panorama, entrevistó a un consultor político de la vecina provincia luego de las PASO.

¿El resultado en Córdoba es sorpresivo? ¿Qué decían las encuestas?

Las encuestas publicadas hablaban de un resultado relativamente parecido, con una brecha menor entre Cambiemos y Unión por Córdoba. En realidad lo más llamativo de las encuestas previas publicadas es que hablaban de que había más o menos entre un 20 y un 25% de indecisos. En las encuestas que nosotros manejábamos la cantidad de indecisos no superaba el 15%.

El resultado ha sido más o menos parecido a lo que teníamos encuestado. A nosotros Baldassi nos estaba dando menos del 40% y Llaryora estaba un poco más arriba del 30%. O sea, la brecha es menor. Tengamos en cuenta que el resultado final fue 41,6% para Cambiemos, 28,5% para Unión por Córdoba y 11% para lo que es Córdoba Ciudadana (la versión cordobesa de Unidad Ciudadana).

¿Se puede decir que fue una transparentación ideológica del electorado?

Podríamos hablar de tres fases de análisis: una, que hubo una nacionalización de la elección en la provincia de Buenos Aires. Todo el país estaba y está pendiente del escrutinio de la votación en Buenos Aires. Es decir, si Cristina ganaba o no. Ese es uno de los aspectos de la lectura que se puede hacer.

La segunda lectura, que pudimos confirmar hoy, es que fue una elección en contra de Cristina. En la consultora manejamos varias encuestas: Santa Fe, Corrientes, Formosa, Buenos Aires (provincia. y CABA), Córdoba, San Luis, y a medida que se acentuaba la idea de que Cristina podía ganar en Buenos Aires, Cambiemos aumentaba su volumen electoral en cada provincia. Podemos llamar a eso un “voto susto”.

La tercera línea que podemos analizar, en esta idea del voto ideológico, es que el gobierno hizo efectivamente un plebiscito de la continuidad de su gestión. Y logró un respaldo para que se asuma la obligación de tomar un conjunto de medidas económicas, para bien o para mal de los argentinos. Pero esperando ya resultados concretos. Tengamos en cuenta que en las encuestas previas anuales, el 70% de la gente decía que el país no estaba mejor que antes de Macri. Sin embargo, el 50% estaba de acuerdo en darle una oportunidad al gobierno para mejorar la economía. Eso es un voto netamente ideológico, es decir, prescindir de las pruebas concretas de una economía que está fallando, pero apostar y votar las expectativas de que la economía mejore.

¿Cuánto tiene que ver el carácter de la elección y que sea la primera de medio término del gobierno?

En términos de lo que es Córdoba, tenemos que tener en cuenta que es una elección legislativa; es la primera del gobierno y funcionó más como un plebiscito.

Algunos aspectos a tener en cuenta: en Córdoba, Macri hace dos años sacó el 56% de los votos. Ahora sacó el 44%, es decir, bajó. Pero no es una elección ejecutiva. Por hacer una comparación, podríamos decir que el peronismo cordobés (Unión por Córdoba) en todas las elecciones ejecutivas de los últimos 18 años viene sacando entre un 40 y un 45%. Pero en las elecciones legislativas, en las últimas tres al menos, obtuvo entre el 27 y el 29%. Entonces, Unión por Córdoba tiene un piso electoral del 27%, por la gente que los vota sí o sí en las legislativas. Cuando se trata de una elección ejecutiva el caudal de votos aumenta.

En los medios locales ya se habla de un Baldassi gobernador para 2019 y se me hace que se olvidan de lo que acabo de decir. Si Baldassi quiere ser el futuro candidato a gobernador en la provincia de Córdoba, por Cambiemos, tendrá que pelear ese piso del 40% que tiene Unión por Córdoba.

¿Crees que es el comienzo del fin del delasotismo?

No, no creo que sea el fin del delasotismo. Creo que Unión por Córdoba es un aparato muy grande, construido a base de éxitos durante 18 años, entonces es muy difícil golpear fuertemente como para debilitar de forma definitiva a una estructura tan grande.

El delasotismo, por llamarlo de alguna manera, también podríamos decir el cordobesismo, porque en estos 18 años se ha construido la idea de una Córdoba isla, que supera los vendavales a pesar de todo. Aunque fue una construcción a base de perder muchas cosas. En la década kirchnerista la posibilidad de grandes obras en Córdoba se ha perdido a partir de una construcción política y de comunicación de “el gobierno nacional no nos quiere y por eso no quiere darnos plata”. Pero en realidad estaban destinados los fondos para, por ejemplo, autopistas en toda la provincia y, por una razón o por otra, no se tomaba ese crédito. Siempre le buscaban la vuelta. Un caso referencial es la autopista Córdoba-Jesús María, por la ruta 9 norte. El gobierno nacional quería hacer una autopista como la que es Córdoba-Rosario y la disputa fue por el trazado. Para hacer una se necesitan una x cantidad de metros, creo que 200 metros de ancho disponibles, para lo cual el trazado actual de la ruta 9 no lo dispone y las proporciones son más complejas, entonces la idea era hacer un trazado que no toque ninguna de las localidades y que tenga acceso a ellas. Esa fue la forma en la que el gobierno provincial, en ese entonces De la Sota se opuso a la autopista Córdoba-Jesús María. Ahora están construyendo una autovía que en dos años va a quedar chica con fondos provinciales. Entonces siempre fue esa historia de la Córdoba isla, que supera todo por su propia cuenta. Y a diferencia de otras provincias, tiene la capacidad de haberse hecho eco del Córdoba todopoderoso, que a pesar de estar aislado sigue produciendo y siendo grande. El delasotismo tomó dicha idea como propia y va a ser muy difícil de tirar abajo. En fin, yo creo que no es el fin del delasotismo. Creo que en el 2019 va a ser una elección muy peleada entre Cambiemos y Unión por Córdoba, en especial si a nivel nacional, el gobierno hace bien su tarea y mejora la situación económica actual.

Comentarios