Compartir

Por Joa Angio.

Son los chillidos,
cadenas viejas y oxidadas,
chillando mientras se hamacan.

Siento las hamacas
ir y volver, ir y volver,
vaivenes eternos,
impuestos y heredados.

Siento las hamacas,
el balanceado de vidas
todas arruinadas.
La pseudo libertad coquetea,
le gusta ese balanceo,
le seduce la superioridad
y el poder de ser nostalgia.

Ya no somos superiores,
no nos pertenecen.
Ya no somos imposiciones,
somos decisiones.

Shuiiillk shuiiiiilku,
chillan las cadenas,
chillan una vez mas,
en ellas danzamos
sintiendo un falso aire de libertad.

Chillan las cadenas!
Qué oxidadas están,
Buscando en el balance,
aquel quiebre,
que a la reivindicación nos llevarán.

Chillan las cadenas,
que no dejen de chillar!!!
Ya que es la única señal,
que un día se irán a cortar.

Comentarios