SUBIDA CUMPLE Un nuevo aniversario de SubidaLeer Más
#Coberturas#SubidaCumple

Demoliendo hoteles: pandemia y crisis en el turismo.

5 Minutos de lectura

Por Nicolás Adet Larcher.

Habitaciones vacías, reservas en cero, pronósticos sombríos, despidos y pagos en cuotas. La compleja y delicada situación que atraviesa el sector hotelero y gastronómico a nivel nacional, a causa de la pandemia de Covid-19, es demoledora. En Santiago del Estero, la situación no es muy distinta a la del resto de las provincias. Por primera vez en su historia, las Termas de Río Hondo, el polo turístico de la provincia, no tuvo apertura de temporada y, por cómo vienen las cosas, tampoco habrá temporada durante lo que queda del invierno. Así, el principal motor de la economía de la localidad y sus alrededores, quedó completamente apagado. 

Paula vive en Santiago hace ocho años y hace cinco que trabaja como camarera en un hotel de Termas que se mantiene abierto durante todo el año. Vino de Mar del Plata para continuar con el oficio. En verano, cuando el Covid-19 todavía hacía base en China, y parecía una amenaza lejana, estuvo trabajando al ritmo de cualquier otra temporada. El fin de semana anterior al establecimiento de la cuarentena obligatoria, fue la última vez que Paula y sus compañerxs tuvieron la chance de trabajar en el hotel. A partir de ahí, la posibilidad de un ingreso fijo dejó de ser una alternativa y tuvieron que rebuscarselas como pudieron. Las deudas asomaron en el horizonte y quienes quedaron con un ingreso fijo de otro trabajo, contribuyeron con pequeños aportes a sus compañerxs. Entre la cocina y la atención al público, el sector donde trabajaba Paula agrupaba a 20 personas. En total, el hotel mantenía en su interior a trabajadorxs temporarixs como mucamas, lavanderas, recepción o servicios de spa. 

Según la Encuesta de Ocupación Hotelera (EOH) del INDEC el sector cayó un 12% solo entre abril y marzo, y todos los números de las tablas de huéspedes y estadías dieron 0, por las restricciones impuestas para circular.

Para la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT), entidad que agrupa a hoteles de 4 y 5 estrellas, el rubro brinda trabajo de forma directa e indirecta a más de millón de personas en todo el país (otros informes hablan de números más bajos) y, en ese segmento, corren riesgo más de 15 mil puestos de trabajo directos. En un marco más general, ese número asciende a más de 650 mil puestos de trabajo. En las Termas hay cerca de 3 mil puestos de trabajo formales e informales que corren peligro.

“No abran más. Pero nadie nos dijo: No paguen más. Tenemos las boletas de tasas y servicios amontonadas porque prorrogaron los plazos. Necesitamos ayuda del gobierno” decía una publicación en Twitter. El 2 de julio pasado, la Feghra impulsó una campaña a nivel nacional con el hashtag #LeyDeEmergenciaYa para dar a conocer la crisis que atraviesa el sector. La consigna invitaba a hoteles de todo el país a compartir imágenes de las puertas cerradas de sus establecimientos en Facebook y Twitter. Durante el día de campaña, la Federación se dedicó a compartir más números sobre el tema. En un comunicado, indicó que la hotelería “es el cuarto sector en intensidad del factor trabajo en Argentina” y que “es el tercer complejo exportador en importancia de bienes y servicios, con exportaciones anuales superiores a los 7.000 millones de dólares”. 

Dos de las ayudas estatales que prestó el gobierno nacional fueron el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), para monotributistas y desempleados; y el llamado ATP, que consistía en el pago del 50% del salario de quienes trabajaban en empresas que no podían abonar lo que correspondía. Para Paula, la ausencia de una categoría que incluyera su caso y el de sus compañerxs de trabajo fue un problema. 

  • Nosotros somos trabajadores temporarios y figuramos en blanco cuando estamos en contrato de temporada. El resto del año, así trabajemos un día, ellos nos ponen en blanco. Y el sistema no distingue si trabajas un día o un mes, porque al figurar en blanco ya te toma de esa forma. Para el ANSES nosotros fuimos empleados y continuamos percibiendo nuestro sueldo, cuando en realidad no fue así. No había una categoría para representarnos y desde ANSES nos decían que no se podía hacer nada porque ya figuraba así en el sistema. Así pasó con la mayoría de los trabajadores temporarios y de los hoteles en general en las Termas – relata Paula. 

El primer pedido que se hizo en conjunto hacia el gobierno nacional, consistió en intentar que se incluyera una categoría especial para el cobro del IFE, pero no resultó. Los próximos pedidos estuvieron dirigidos hacia el gobierno provincial. Desde la Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), mantuvieron una reunión con autoridades de la Secretaría de Trabajo de la Provincia para definir el detalle de un bono para otorgar a trabajadorxs temporarixs de Termas. “Ya estamos casi a mitad de julio. Si bien hay bares y restaurantes que pueden abrir y trabajar, nosotros estamos incluídos en el rubro de hotelería y no podemos trabajar”. 

En Capital, los hoteles Carlos V y Coventry despidieron a más de 117 trabajadorxs a fines de mayo. La decisión fue tomada luego de haber recurrido a la ayuda del gobierno nacional para abonar salarios y cargas sociales. Días atrás, por grupos de Whatsapp, circulaban ofertas de cortes de carne a precios accesibles. Era el remate que anticipaba el cierre. Lo que siguió después de ese último golpe, involucró tironeos con el sindicato para negociar las indemnizaciones y los porcentajes que correspondía a cada empleadx.

Días atrás, en las calles de Termas, trabajadorxs temporarixs de todos los hoteles marcharon con pancartas, barbijos y respetando los protocolos de distanciamiento social. “Teníamos que hacer algo”, dice Paula. Según el periodista termeño, Eduardo Carrizo, empresarios del sector mencionaron la posibilidad de un bono de 10 mil pesos, otorgado por el gobierno provincial y la intención de que empleadores hicieran un aporte de 4 mil pesos o más a cada persona durante el mes de julio. Al final de una nueva movilización realizada el 8 de julio, el intendente Jorge Mukdise publicó un video en su cuenta para anunciar que desde la semana del 13 de julio se comenzaría a pagar el bono de 10 mil pesos.

En el reparto de la torta de la crisis, los hoteles chicos, que trabajaban sólo durante la temporada de invierno, siguen siendo los más afectados. “Hay compañeros que no tuvieron respuesta de los dueños de los hoteles, les dicen que los van a llamar y no se comunican. Solo saben que el hotel está cerrado, pero viven en la incertidumbre. A nosotros por lo menos nos comunicaron a través de una notificación”. Un relevamiento de la Federación Hotelera y Gastronómica de la República Argentina (Feghra), que abarca a pequeños y medianos establecimientos, indicó que el 65% del empresariado no podrá continuar si la situación no se normaliza. Mientras, el 49,2% sostuvo que en tres meses será imposible subsistir y habrá que afrontar el cierre definitivo.

Textos relacionados
#Crónicas#Notas#SubidaCumple

Los cuerpos de Delgado

28 Minutos de lectura
Texto: Ernesto Picco. Fotos: Gabriela Álvarez. 1. Un mundo interior Roberto Delgado había pintado una línea blanca que atravesaba el patio de…
#Notas#SubidaCumple

Si Robin Hood viviera, sería mujer y científica

6 Minutos de lectura
Por Amautas Huarmis. Hablando «a ciencia cierta», podríamos sugerir que la forma de hacer y comunicar ciencia actualmente se considera un poco…
#Ensayos#Notas#SubidaCumple

¿Les molestan los nazis o la salud pública? (En defensa de Ramón Carrillo)

6 Minutos de lectura
Por Maximiliano Jozami*. Apenas circuló un eventual diseño para un billete con los rostros de Ramón Carrillo y Cecilia Grierson, brotó por…
Suscribite a nuestras novedades

Prometemos no hacer spam ;)