#Nacionales#Notas

La palabra Ángela

3 Minutos de lectura

Por Araceli Montenegro.

“Disculpen por haberme parado en las butacas nuevas para sacarme una foto, tienen razón en señalármelo. Mis disculpas, @BocaJrsOficial. Quedó hermosísima la cancha remodelada. Ojalá pronto puedan ir los hinchas”– twittea Ángela.

“Qué bronca que tengas que salir a disculparte por esto porque sólo te lo exigen por ser mujer”, le contestan.

No pasa nada: paciencia y perseverancia– emoji de corazón.

Repite esa respuesta varios twits más: paciencia y perseverancia.


Las palabras son nuestro primer juego de construcción, las apilamos de forma diferente conforme avanza nuestra capacidad de aprehenderlas. El único y golpeado juguete que atravesó todas las generaciones sin romperse. Lo que la palabra nombra, existe. La forma en que nombramos lo que existe, cambia. Lo que existe también cambia cuando se lo nombra. Y cambia, también, según quien nombra. Y el fútbol cambia, aunque sea un poco, cuando lo nombra Ángela.

Ángela Lerena se convirtió el 8 de octubre pasado en la primera mujer en comentar un partido de la selección masculina de fútbol. Fue por TV Pública, con Pablo Giralt a cargo de los relatos en las Eliminatorias rumbo al mundial de Qatar 2022. Antes de ella, sólo una: Viviana Vilas llegó a ser la primera mujer comentarista de fútbol en la televisión argentina en el programa Fútbol para todos. También fue la primera mujer en comentar un mundial (Rusia 2018 y Francia 2019) para una señal extranjera (Televisa). No fue nuestra selección, fueron todas. “No tengo ninguna duda de que pagamos precios por eso. Hay que ser muy resiliente y perseverante”, dice Viviana.

Perseverante.

Cuando anunciaron que iba a comentar un partido de la Selección mayor de fútbol masculino ella agradeció a Rosario Lufrano, directora de la TV Pública, en un twit que termina: “(…) un fútbol para todos y todas, en el canal de todos y todas”. Ángela comenta el partido y explica el fútbol. Cuando llega el penal, recuerda que hay VAR y en algunos momentos más dirá que no para todo lo hay, un aviso “para los que no son futboleros”. Explica.

Un fútbol para todo y todas. Para los y las que no saben cómo funcionar un VAR, también. Ángela acerca a la patria sin fútbol.

Llegó el penal, no hizo falta el VAR.

Muy interesante Lucas Ocampos por derecha– es lo que dice Ángela mientras Messi (y con él todos) se prepara para el penal. El gol llega. Ángela no dice la palabra rey cuando habla de Lionel Messi aún después de hacer el gol; cuando Giralt grita ‘el rey de fútbol mundial’, y todos sentimos que sí, que nos rendimos a sus pies si acaso hay otro gol. Pero Ángela negocia.

En épica bélica de fútbol, el rey también pelea. Nosotrxs, los súbditos, pedimos los goles a cambio de lealtad. Los periodistas, heraldos de guerra, lloran y gritan pidiendo por sangre. Los periodistas que se mueren por ser reyes. Pero Ángela no corona a nadie, son los 11 o ninguno. El fútbol es un juego.

Termina el primer tiempo en la Bombonera.

Estuvo bien la Selección, estuvo bien Lionel que encontró compañía, que encontró con quien jugar. Aquí Argentina ataca por el medio, una de las pocas veces que vamos a ver que pisa el círculo central del área, en este caso con Lautaro Martínez que tuvo poco contacto con la pelota. Es Messi el que recibe el balón, le tiran la camiseta. No lo pueden parar. No sé si no hay penal ahora que lo vemos. Pero hay VAR, así que con eso podemos confiar que los árbitros la vieron y no la consideraron pena-. Ángela comenta, no castiga.

Termina el partido. En los comentarios finales no interrumpe y, al principio, tampoco asiente; escucha esperando el espacio. No pisa las explicaciones de sus compañeros ni para decir sí. Paciencia.

El dibujo inicial es algo para conversar también, ¿no? Porque en la Copa América lo vimos jugar mucho con el triángulo en el medio, es decir, un medio campista con dos jugadores más; Paredes y dos compañeros cerquita”.
Conversar, dice Ángela. La ética de la guerra cruje.


En su exposición frente al auditorio de la Kenyon College, David Foster Wallace, contó la historia de dos peces que se preguntan entre sí qué es el agua. La realidad que hacemos costumbre es la que no vemos hasta que aparece algo que la rompe o, cuando menos, la conmueve. Y las palabras articulan ambos estados: permanencia y cambio. La palabra Ángela irrumpe en el mundo futbol para conversar.

Quince personas sacaron al aire la transmisión de la TV Pública (entre producción y periodistas), Ángela era la única mujer. Paciencia y perseverancia.


Textos relacionados
#Notas

Antes inmunizada que muerta mi ciela

4 Minutos de lectura
Por Lucía Lavaisse. La crisis mundial por coronavirus, además de 1.936.614* personas muertas (y subiendo) ha dado lugar a dos extraños eventos,…
#Crónicas#Notas

Bosterxs y ferroviarixs

12 Minutos de lectura
Por Araceli Montenegro Boca llegó a Santiago del Estero la tarde del sábado 15 de febrero del 2020, un día con una…
#Ensayos#Notas

El Diego es eterno

2 Minutos de lectura
Por Ignacio Ratier Los nacidos en los noventa conocimos al Maradona-mito. De a puchos, a través de imágenes que casi siempre excedían…
Suscribite a nuestras novedades

Prometemos no hacer spam ;)